El barrio de San Telmo es el menos extenso y el más antiguo de toda la República Argentina. Dada esta característica guarda una gran parte de las tradiciones nacionales, sobre todo la música y la arquitectura colonial. En este rincón de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires el tango está en el aire y cada pared es un vestigio de la primera Argentina.

San Telmo se encuentra en las inmediaciones de la Plaza de Mayo y al norte de La Boca, otro famoso barrio. Sus calles de adoquines, las plazoletas, museos, bares humildes y restaurantes imperdibles lo convierten en un placer a la vista y al paladar para miles de turistas que la conocen año a año.

Todos los domingos se levanta la Feria de Antigüedades en la Plaza Dorrego, un sitio trascendental en materia histórica. En la feria se pueden encontrar objetos rarísimos como teléfonos antiquísimos, juegos lujosos de copas, y más. Los hoteles en Buenos Aires rebalsan todas las noches de jóvenes y adultos que visitan los boliches a la noche y salones de baile dedicados a la música y baile del tango: emblema musical argentino.

Los museos del barrio son maravillas imperdibles que retratan tanto la historia como el arte moderno de todo el mundo, algunos de ellos son el Museo Penitenciario Argentino, el del Títere, el de Arte Moderno y el Histórico Nacional. Cada uno de ellos es imperdible y tiene sus propias y únicas maravillas.

Gracias a las nuevas tecnologías como las aplicaciones de hoteles, es mucho más sencillo encontrar un alojamiento de calidad y buen precio sin dar demasiadas vueltas, encuentra uno y conoce el lugar donde comenzó la República Argentina, ¡no te pierdas de visitar San Telmo!

— CONTENIDO PATROCINADO —