Belém de Pará, la que en otro tiempo fue capital de la Amazonia, se prepara para celebrar el evento gastronómico más importante de América Latina. Con una agenda repleta de propuestas culinarias, actividades culturales y de ocio, conferencias, talleres y una sugerente feria gastronómica se da un impulso a la puesta en valor de los productos locales y del futuro sostenible.

Del 17 de mayo al 18 de junio abrirá sus puertas una nueva edición del Festival Brasil Sabor con el objetivo de implicar a los mejores restaurantes del estado en una gran acción de promoción y revalorización de la gastronomía brasileña. Con el lema “Original de Brasil” se busca reforzar el aprovechamiento de los ingredientes autóctonos, incidir sobre el producto local, aproximar al pequeño productor y a la cadena productiva, eliminar intermediarios, promocionar la gastronomía tradicional y dar a conocer el slow food o comida tranquila y relajada, así como la reinterpretación de recetas tradicionales.

En palabras de Rosane Oliveira, presidenta del Consejo de Administración de Abrasel PA, la edición de este año trata de reconocer el producto local aproximándolo a los restaurantes. “Muchas veces las personas solo valoran lo que llega del exterior por una falta de conocimiento de los que se produce aquí, prácticamente delante de la puerta de su casa”.

De la misma manera se expresa Fabio Sicilia, director del Consejo de Administración de Abrasel PA, opinión que coincide con los objetivos planteados por la Secretaría de Estado de Desarrollo Económico, Minería y Energía, certificando que Abrasel Pará es una entidad legitimada para coordinar el arraigo del producto local en la alimentación fuera de los hogares del Estado de Pará.

Esta nueva edición trae algunas novedades como es la ceremonia de inauguración que tendrá lugar en el Palacio del Gobierno. El objetivo es realizar un gran evento que reúna a los asociados de Abrasel Pará, a los no asociados, a los proveedores locales y al público en general mediante actividades como encuentros gastronómicos, workshops, charlas y coloquios, reuniones de negocios y atracciones culturales.

En definitiva, se pretende demostrar que con las variedades de ingredientes, texturas, aromas, colores y sabores, la cocina brasileña es sin duda, uno de los activos más sugerentes que Brasil tiene que ofrecer al visitante. Así mismo el festival busca mostrar al público en general que además de sus atractivos turísticos y de su valiosa cultura, Pará posee una riqueza gastronómica que satisface a los paladares más exigentes.

ABRASEL PA

La Asociación Brasileña de Bares y Restaurantes en Belém fue fundada en el año 2006 gracias al esfuerzo del empresario Alípio Martins que, en un viaje de negocios a Sao Paulo, conoció la existencia de ABRASEL, así como las iniciativas y beneficios que proporcionaba a los empresarios asociados, a los colaboradores y al sector de la alimentación. Convencido de su decisión, puso en marcha una sección en Pará, siendo propuesto él mismo como primer presidente, ofrecimiento que humildemente rechazo, recayendo la elección en el también empresario Fabio Rezende Sicilia que fue elegido por unanimidad.

Los objetivos principales de la asociación son buscar mejoras para el sector, conseguir una mejor cualificación profesional y, por supuesto, ofrecer un servicio adecuado garantizando el crecimiento y fortalecimiento de los asociados y sus colaboradores, además de aumentar el valor de la cocina regional y conseguir que la gastronomía del Estado de Pará sea un reclamo más para los visitantes brasileños y extranjeros.

BELÉM DO PARA

La capital paraense, con sus 400 años de historia, recibió en 2015 e la UNESCO el título de Ciudad Creativa de la Gastronomía con carácter mundial. Este reconocimiento la incluye dentro del programa de la Red de Ciudades Creativas, con el objetivo de impulsar la cooperación internacional entre las ciudades sensibilizadas con la inversión en creatividad como motor del desarrollo urbano sostenible, a través de la puesta en valor de acciones que favorezcan la inclusión social y la revitalización cultural.

Belén do Pará tuvo su momento de máximo apogeo durante el periodo del caucho. También conocida como “Metrópolis del Amazonas” y “Ciudad de los Árboles del Mango” fue la primera capital de la Amazonia. Habitada por los indios Xucurus hasta el siglo XVIII, en ese momento los mayores ingresos venían dados por el cultivo de especies en la selva virgen. Además del desarrollo tecnológico y económico, la ciudad se desarrolló culturalmente.

Con una superficie de más de 1.000 kilómetros cuadrados, en ella viven más 1,5 millones de personas. Situada prácticamente dentro de la selva tropical, tres son los ríos que se encuentran en las inmediaciones de la ciudad, el Amazonas, el Maguari y el Guama; siendo el comercio, el sector servicios y el turismo las principales fuentes de ingresos de la ciudad.

También la cultura y las tradiciones están bien representadas en la ciudad. Destaca su casco histórico con una arquitectura de clara influencia portuguesa, así como teatros, museos como el Museo Goeldi y parques como el Mangal de Garzas. En lo que se refiere a las celebraciones religiosas destaca el Cirio de Nazaré, como exponente del turismo religioso, destino turístico que goza de gran popularidad por tratarse de la puerta de acceso al Amazonas, es la primera elección cuando se quiere disfrutar del turismo ecológico. Lugares imprescindibles y de obligada visita son la Basílica de Nuestra Señora de Nazareth, el Lauro Sodré Palacio, el Bioparque Azonia, también conocido como “Cocodrile Safari” y el Teatro de la Paz, uno de los más bellos de Brasil.