Entre el 4 y el 6 de diciembre se desarrolló exitosamente en el Valle de Colchagua, la «4°Conferencia Mundial sobre Turismo Enológico», iniciativa organizada por la  Organización Mundial del Turismo (OMT) y por el gobierno de nuestro país y que reunió a más  de 400 participantes nacionales e internacionales provenientes de Argentina, España, USA, Francia, Italia, Portugal y Sudáfrica. Interesantes talleres y visitas a las viñas de toda la zona, fueron parte de una nutrida y variada programación de actividades.

El hotel Santa Cruz, fue el centro de operaciones, donde se desarrolló esta cumbre que congregó a expertos en enoturismo a nivel internacional que, por su experiencia y conocimiento, expusieron sobre tendencias, casos de éxito y buenas prácticas de esta dinámica industria. Sin duda, fue una excelente vitrina que permitió a Chile mostrarse a nivel mundial con todas sus bondades, atributos y oferta enoturística y que  hoy representa una importante fuerza económica para nuestro país.

El secretario general de la Organización Mundial del Turismo,  Zurab Pololikashvili, quien estuvo presente en la Conferencia, destacó la importancia de  este sector de la industria turística. «El enoturismo crea empleo y oportunidades de emprendimiento. Logra implicar todas las áreas de la economía regional mediante sus vínculos con la artesanía, el entorno natural, la gastronomía y el agroturismo. Allí reside su gran potencial para generar oportunidades de desarrollo en destinos remotos”. Y en la línea de la cercanía con las raíces y las tradiciones, el representante de la OMT anunció que el lema del Día Mundial del Turismo de 2020 será ‘Turismo y desarrollo rural’. Para él, Chile es precisamente un ejemplo de cómo aprovechar lo mejor del turismo apoyando el desarrollo rural, la conservación de la naturaleza y las pequeñas empresas. “Nos encontramos en una zona rural que sirve de ejemplo para este lema, aquí encontramos la unión perfecta de la cultura, el vino y las tradiciones rurales, todas conjugadas para impulsar el desarrollo”, sostuvo.

Por otra parte, el impulso a la economía y la apertura a más fuentes laborales son uno de los tantos sellos de este sector. En tiempos de crisis es cuando la industria turística ha demostrado una capacidad de reinvención. Al respecto, el ministro de Economía, Fomento y Turismo, Lucas Palacios, manifestó que esto es “gracias al propio empuje de las viñas que se desafían a ir cada vez más lejos, ampliando sus horizontes más allá de la producción y la venta de vino, pero también es gracias a que, como Estado, hemos implementado una política pública que fomenta el desarrollo turístico sustentable, donde tenemos un tremendo potencial”. El ministro destacó, además, que “si estamos hablando de este tipo de turismo, es porque nuestros vinos hoy llegan a más de 150 países del mundo con la marca y el sello Chile. El vino es uno de nuestros principales embajadores: somos el cuarto exportador a nivel mundial y, al menos, una cuarta parte de los turistas extranjeros realiza actividades de enoturismo en nuestro país”.

En tanto, la subsecretaria de Turismo, Mónica Zalaquett, señaló que “esta es una oportunidad no solo para volver a mostrar la variada oferta de vinos de primera calidad que tenemos y que hoy en día se exportan y están en las mesas de millones de personas en el mundo, sino también de mostrar nuestro territorio. Hoy son más de cien viñas abiertas al enoturismo y este congreso de trata de eso. Se van a transferir conocimientos, compartir experiencias, propiciar diálogos y entregar herramientas, para que mejoremos esa oferta enoturística”.

Enoturismo, una oportunidad de diversificación

La realización de este tipo de actividades en regiones es una demostración clara del sentido inclusivo y representativo que forma parte del ADN de esta industria. El intendente de O’Higgins, Juan Manuel Masferrer, indicó que “el turismo es uno de los pilares fundamentales de la Estrategia Regional de Desarrollo y, en ese marco, la realización de esta conferencia va en la línea de potenciar y poner a O’Higgins en el mundo y posicionarlo como destino número uno del enoturismo. Estamos muy contentos de ser sede de la instancia más importante a nivel mundial del turismo enológico”.

Por su parte,la subsecretaria Mónica Zalaquett, expresó que “a pesar de que no han sido días fáciles para el país, en donde estamos viviendo momentos de transformación, todos quienes nos encontramos aquí compartimos la tremenda responsabilidad de seguir aportando al progreso de Chile“. Y agregó que “agradezco el gran trabajo realizado durante estos años por la industria vitivinícola, ya que la internacionalización del vino chileno ha instalado la imagen de Chile en los ojos del mundo. La industria vitivinícola nos ha permitido generar una alianza virtuosa e indisoluble con el turismo, sector que en la última década ha incrementado su aporte al desarrollo económico y social de todas las regiones del país”, añadió la subsecretaria. “Ha sido una labor ardua, pero que ha dado grandes frutos”.

Es que Chile posee un gran potencial en la producción y la cultura vitivinícola, desde donde surge el enoturismo como una oportunidad de diversificación económica. Para la directora nacional de Sernatur, Andrea Wolleter, “el valor turístico del vino no solo potencia la riqueza vitivinícola de una zona en particular, sino también las experiencias de su entorno, como son la gastronomía, la cultura e incluso las experiencias de salud y belleza a través de la vinoterapia. Por tanto, el enoturismo integra a todo el territorio en que se desenvuelve esta actividad, lo que genera mayor desarrollo económico en él”.

El presidente de Enoturismo Chile Jose Miguel Viu, junto a nuestra 2° vicepresidenta Paula Chávez.

La 4°Conferencia Mundial sobre Turismo Enológico, fue posible gracias al importante aporte del Gobierno Regional de O’Higgins y su Consejo Regional, más el trabajo público-privado liderado por la Subsecretaría de Turismo, Sernatur, la Municipalidad de Santa Cruz, Viñas de Colchagua y Enoturismo Chile, programa estratégico de Corfo liderado por su . presidente y Gerente General de viña Viu Manet, José Miguel Viu, quien señaló al respecto, “los valles vitivinícolas tienen gran oportunidad de desarrollo económico e integración de las comunidades gracias al enoturismo. Por eso, esta conferencia marca un antes y un después para el sector, reconocimiento de que la asociatividad y las alianzas público-privadas son la clave del éxito”.

Apostando por la innovación y creatividad

El lema de esta 4° Conferencia fue ‘Cocreando experiencias innovadoras’, y comenzó en su primer día, el miércoles 04 de diciembre con la Masterclass «Experimenta el enoturismo en Chile a través de tus sentidos», que invitó a los participantes internacionales a vivir una aventura por la diversidad y la cultura de los valles vitivinícolas de Chile a través de la gastronomía y el vino. Entre los diversos talleres se realizó, “El Enoturismo como motor para el desarrollo local y empoderamiento de las comunidades” y el y “El Enoturismo como motor para el desarrollo local y empoderamiento de las comunidades”, entre otros interesantes temas desarrollados durante los tres días del encuentro.

Entre dos ríos: Viña Maquis

Durante la tarde del viernes 06 de diciembre se realizó la actividad «Experiencias Enoturísticas», que consistió en visitar una viña que previa acreditación, se nos designó un número y de acuerdo a eso, fue el lugar que nos tocó en nuestro caso, fue “Viña Maquis”. Inserta entre ríos Chimbarongo y Tinguiririca, que lo hacen poseedor de un singular terroir. Fue su enólogo Rodrigo Romero, quien nos relató la fascinante historia de este viñedo que comienza hace 300 años con la producción de vinos desde el siglo XVIII, periodo en que los viñedos pertenecieron a la congregación Jesuita y que aprovechaba los terrenos para la elaboración de vinos. Hasta el día de hoy el proceso de vinificación en Viña Maquis sigue siendo muy artesanal para que pueda mostrar todo su potencial y que se refleja en sus vinos de gran intensidad aromática y frescura.  Luego que conocimos parte de la historia de este viñedo, iniciamos una caminata, en medio de lavandas, mentas y flores hasta pasar por un puente que nos condujo hasta el río Tinguiririca, una mezcla perfecta entre paisaje, vegetación y naturaleza.  Dentro de toda la belleza de su entorno, una de las zonas que más sorprende es su estanque rodeado de flores de loto de color amarillo, con las parras como escenario de fondo, simplemente hermoso. Luego de ese pequeño trekking nos  fuimos a vivir una nueva experiencia, esta vez para degustar una cata vertical, de su vino ícono, Cabernet Franc, cosechas  2008, 2010 y 2014, que ha sido premiado durante seis años consecutivos como el mejor  “Cabernet Franc de Chile”.

Cena de Clausura : Viña Neyen

Tras una calurosa, pero inolvidable tarde en los viñedos, nos preparamos para estar presentes en el evento de clausura, realizada en Viña Neyen,  en el sector de Apalta a solo unos 15 minutos de la Plaza de Armas de Santa Cruz. Rodeados de hermosos y exuberantes jacarandas, que visten de violeta todo el entorno donde se realizó la actividad.Aquí se encuentra una de las bodegas  más antiguas de este sector que data de 1890. Luego de un exquisito cóctel y la degustación de vinos de la zona, como Viña Montes, Laura Hartwig, Montgras y Veramonte, Maquis, Lapostele y Don Clemente,  entre otros, disfrutamos de una muestra ecuestre realizada por “Palmas de Peñaflor”, que se lució con su espectáculo, siendo el broche de oro, la presentación de un caballo apache que realizó increíbles maniobras junto a su guía. Con las palabras de la subsecretaria de Turismo Mónica Zalaquett, de la directora nacional de Sernatur, Andrea Wolleter y de José Miguel Viu, presidente de Enoturismo Chile, se dio cierre a tres intensos y productivos días de aprendizaje, donde miembros de los valles vitivinícolas  de todo Chile, asociaciones, tour operadores y prensa especializada junto a representantes de todo el mundo se dieron cita en el Valle de Colchagua en un encuentro enoturístico único .