Todos los organismos concuerdan que se viene una nueva realidad con posterioridad a esta situación sanitaria que tendrá que afrontar el turismo y el transporte aéreo, ¿Cuáles serán las estrategias y directrices que se deberán tomar?

Es una pregunta difícil de contestar, una, porque es la primera vez que esta industria afronta una situación de tal magnitud, veamos algunos datos, la Asociación Internacional del Transporte Aéreo (IATA, por sus siglas en inglés), calcula que esta industria tendrá pérdidas que alcanzarán los 113 millones de dólares, cifras calculadas al comienzo de esta crisis.

En este momento grandes compañías, según información de la IATA, como British Airways  y Lufthansa, reducirán los vuelos en un 50%, en tanto que Norwegian  Airlines redujo en un 85% sus operaciones y despidió a 7.300 funcionarios. Por otra parte, Italia nacionalizó su línea bandera, Alitalia, como una forma de salvar a la compañía. Esta crisis en los Estados Unidos se estima que es peor que la acaecida con los hechos del 9/11 donde el mercado aéreo entró en recesión, tardando 34 meses en recuperarse.

El turismo por su parte enfrenta un grave problema, principalmente porque esta actividad se basa en la interacción de las personas.

La Organización Mundial de Turismo (OMT) ha puntualizado algunas directrices a seguir, como lo es mantener una estrecha colaboración con la Organización Mundial de la Salud (OMS), tratando que las medidas que se tomen velen por reducir al mínimo las repercusiones en los viajes y el comercio internacional, haciendo hincapié en la resiliencia que siempre ha demostrado el turismo.

Sin duda esta situación sanitaria y el confinamiento a nivel mundial afectan de manera significativa en el aspecto psicológico y sociológico a las personas y por ende al turismo, ya que podría traer consecuencias como miedo a las multitudes y a lugares con mucha afluencia de personas, la pregunta es: ¿hasta cuándo durarán estos temores?

Para atenuar estos efectos los medios, sin duda, jugarán un papel muy importante, para mostrar destinos más confiables. Es probable que estos destinos estén enfocados al turismo rural, de naturaleza y playas, más que a sectores urbanos.

Lo cierto es que el turismo posterior al Covid 19, según la OMT, tendrá un crecimiento de 3 puntos porcentuales negativos, a diferencia de las anteriores proyecciones que pronosticaban un crecimiento positivo de un 3 a un 4%.

El lema o slogan que escuchamos actualmente a nivel mundial es: “No canceles tu viaje, reprográmalo”, con eso se espera la supervivencia de las empresas turísticas.

Autor: Jorge Pérez Sepúlveda