Situación de saturación ha alertado a vecinos, científicos, autoridades comunales y al Gobierno.

Por: Jorge Pérez Sepúlveda, APTUR Chile 

 

 

 

 

En mediciones realizadas por la Superintendencia del Medioambiente, (según informe realizado por Fundación Red Nuevas Ideas, el Fondo Protección Ambiental y el Ministerio del Medio Ambiente) entre enero 2014 y diciembre 2016, -periodo que establece la reglamentación del artículo 7 del D.S.N° 19/2013-, se confirmó que la concentración promedio en este periodo bianual para el parámetro clorofila ”a”, o sea contaminación por descargas  impuras en el lago Villarrica, además también de los niveles de transparencia del agua, superaron todos los valores de la normativa establecida en todas las áreas de vigilancia dentro del lago, que comprende las comunas de Villarrica, Pucón, Curarrehue y Cunco, que tiene muy preocupados a autoridades comunales y vecinos, como también al gobierno central el cual declaró a través de la ministra del Medioambiente que ”queremos trabajar por un lago transparente y libre de contaminación”.

Miembros de la organización Vigilantes del Lago durante la realización de trabajo en terreno.

Sorprendentemente el estudio de otros parámetros como fósforo total  y nitrógeno de nitrato + nitrito, no fueron cuantificados  en el informe ya que no se usaron las metodologías técnicas  establecidas según informe de la Superintendencia del Medioambiente.

Esta situación, de acuerdo a las normas vigentes establecidas por esta Superintendencia, obliga a las autoridades a  realizar un plan de descontaminación en un plazo de 90 días.

Alejandra Aillapan, vocera del Movimiento Aguas Libres Villarrica, estima que el año 2020 debería estar el proyecto definitivo, el cual permitirá al Ministerio del Medio Ambiente activar  todos los instrumentos de política pública que correspondan para revertir esta situación.

Para la solución de este problema el informe señala que se requiere que las empresas que han contribuido a esta contaminación lanzando sus desechos, deberían comenzar desde ya a elaborar proyectos concretos para disminuir sus niveles de polución.

Alejandra Aillapan declaró al diario UChile que mientras se espera que se realicen las etapas previas del anteproyecto de descontaminación, se está avanzando a pasos agigantados a niveles de contaminación que pueden llegar a ser tan altos, que los costos para superarlo sean realmente inalcanzables.

Por su parte la Organización “Vigilantes del Lago”, la cual es una iniciativa puesta en funcionamiento por la Fundación Red de Nuevas Ideas, apoyados por el Ministerio del Medioambiente y otras entidades, está cumpliendo una notable tarea en la Región de la Araucanía como es capacitar a la comunidad y estudiantes a ser vigilantes de sus lagos y empoderarlos como agentes de cambio en la conservación de ecosistemas acuáticos, colaborando para así obtener una norma de calidad de las aguas y un plan de prevención de la contaminación.

Una de las medidas sugeridas por esta organización es que Aguas Araucanía debería construir un sistema de alcantarillado ribereño, entre las ciudades de Pucón y Villarrica, flexibilizando las tarifas de conexión de inmuebles a la red, ya que por su alto valor actual ($1.500.000) mantienen a muchas viviendas con el sistema de fosas sépticas. Otra de las medidas sugeridas es que las empresas de piscicultura, deberían realizar estudios para incorporar biofiltros como sistemas de atenuación adicional de nutrientes y no los ríos como en la actualidad.

Víctor Durán, creador de la organización Vigilantes del Lago.

Víctor Durán, de profesión tecnólogo médico, especializado en Gestión Ambiental y emprendedor social de Ashoka, (entidad internacional encargada de promover un mundo que impulse e implemente soluciones de cambios sistemáticos, a  problemas humanos y ambientales a través de 93 países), fue el creador de la organización Vigilantes del Lago, además es también miembro de la red Impulsores del Cambio.

Víctor, quien desde niño ha estado ligado al lago, ya que su abuelo vivía frente a éste y tenía botes en los cuales salía a navegar, fue ahí que partió su cercanía e interés por el lago. Al darse cuenta del proceso de contaminación que se estaba produciendo, dio vida a este proyecto, extendiéndolo a otros lagos también, según lo puntualiza en su página web Vigilantes del Lago.

Su meta es lograr que cada lago de Chile cuente con un plan de descontaminación, sobre lo cual piensa que estamos a tiempo todavía para prevenir esta nefasta situación. Bajo esta premisa, el proyecto de Víctor ha logrado capacitar a más de 500 alumnos en 12 escuelas de cuatro lagos de la región, según declaró a Aptur Chile

Para finales de este año se espera tener capacitadas a mil personas y contar con 50 nuevos vigilantes, en, al menos, seis lagos del sur de Chile.

Víctor Durán, con una gran experiencia en la conservación del medio ambiente, ha desarrollado un modelo de transformación  para la regeneración y conservación de todos los lagos de nuestro planeta. Para el 2030 espera haber expandido su modelo a más de 10 países y haber ayudado en la descontaminación de más de 25 lagos a través del mundo.