Los visitantes tendrán la oportunidad de aprender los secretos que esconde este paisaje del sur del mundo.

 

Por Gilberto Wilton R., periodista de ApturChile

ISLA NAVARINO, Región de Magallanes y Antártica Chilena.- El turismo científico tiene cada día más adeptos en el mundo y Chile surge como uno de los pioneros a través del Parque Etnobotánico OMORA creado el año 2.000 en la austral isla Navarino del Cabo de Hornos, a 2,5 kilómetros de distancia de la ciudad de Puerto Williams. Se trata de un verdadero laboratorio inmerso en un área protegida y donde los visitantes tendrán acceso a educación, investigación, conservación e interacción con la naturaleza en las casi 200 hectáreas que cubre el parque administrado por la Universidad de Magallanes en conjunto con otras entidades científicas.

La Universidad de Magallanes tiene a cargo su cuidado y protección, además de impartir enseñanza sobre turismo sustentable.

En OMORA se ha generado una forma distinta de turismo científico e innovador denominado “Ecoturismo con Lupa”, implemento que están obligados a usar los visitantes para observar los bosques en miniatura que crecen en la Reserva de la Biósfera Cabo de Hornos, nominada así por la UNESCO en el 2005. Es la primera reserva de la biósfera marina y terrestre de Chile.

La Reserva natural se verá favorecida en los próximos meses con la construcción de un Centro de Investigación que incluirá una Escuela de formación técnica de Turismo Sustentable que tendrá una malla curricular basada en tres temas principales: turismo científico, gastronomía regional y área protegida y guarda parque. La maqueta del edificio, elaborada por arquitectos chilenos y extranjeros, ya fue aprobada y su construcción comenzará a fines de este año o comienzos del próximo para concluir a fines del 2017. Quienes se matriculen en los cursos se verán beneficiados tanto a nivel local como regional nacional internacional. La idean es llegar a interesar a jóvenes y científicos de diferentes partes del mundo que no sólo obtendrán un diploma de formación técnica, sino que también un título de Turismo Sustentable en la Reserva más austral del mundo.

Esta es la maqueta del moderno centro científico que comenzará a construirse este año en Puerto Williams.

También el Centro de Investigación contará con un pabellón especial para recibir a los visitantes que por motivos turísticos arriben a Puerto Williams. La Universidad de Magallanes a través de la Fundación OMORA ha señalado que no se espera cualquier visitante ni provocar un turismo masivo ´´sino que los que lleguen entiendan qué lugar están pisando y a partir de ahí podrán salir a recorrer el parque con guías especializados y lupas en manos´´. Uno de estos guías explicó que los visitantes aceptados para entrar a la reserva tienen que entender la fragilidad de esta riqueza única que tiene Chile y que entre todos hay que cuidarla.

Otra área del Centro será de Investigación con laboratorios de primer nivel que recibirá a todos los profesionales chilenos y extranjeros con los cuales existen alianzas de colaboración. Estarán dadas las condiciones para trabajar sin problemas ya que el edificio mismo, en su totalidad presenta un diseño totalmente sustentable con alta eficiencia energética. El financiamiento de su construcción correrá por parte del Gobierno Regional con el apoyo de la Fundación Imagen de Chile, la Subsecretaría de Turismo y la Intendencia de Magallanes.

l turismo con lupa permite apreciar de cerca el bosque en miniatura que contiene el parque.

SUS INICIOS

Este verdadero jardín botánico sub antártico fue creado por iniciativa del Dr. Ricardo Rozzi con el apoyo docente de la Universidad de Magallanes. Depende administrativamente de esta casa de estudios, del Instituto de Ecología y Biodiversidad y la Fundación OMORA. Forma parte de la Red chilena de estudios socio-ecológico a largo plazo de los tres con que cuenta Chile. Tiene lazos de cooperación con el Latin American Etnobotanical Garden de la universidad de Giorgia, Estados Unidos, y últimamente con científicos de islas Galápagos, Ecuador. El parque es miembro del ´´Botanic Garden Conservation International´´.

Desde que se abrió el año 2000, un ejemplo de la manera y tentativas del Parque OMORA de ligar teoría y práctica es la iniciativa ´´Ecoturismo con Lupa´´, lo que le hizo acreedor el 2008 al galardón Premio Ciencia y Práctica de la Ecología y de la Sociedad. Dentro de su territorio el parque mantiene retazos de bosque autóctono como colección de plantas vivas in situ y parcelas protegidas de regeneración de algunas especies. En el bosque predominan la lenga, coigue, canelo, notro junto con matorrales de chilco o aljaba, michay, calafate, mata negra y murtillas. También se encuentran humedales con la presencia de musgos, gramíneas, líquenes se vistosos colores, pequeños insectos y, además, anidan muchos castores.

El bosque del parque OMORA lo constituyen, entre otros, ejemplares de lenga, coigue, canelos, notros, matorrales, insectos y musgos.

El territorio donde se emplaza esta reserva ha sido habitado por más de seis mil años por el pueblo yagán, prácticamente desaparecido en la actualidad. Según el profesor Cruz, conservacionista, naturalista, biólogo y manejador de recursos en la isla Galápagos “esto que tienen aquí es un diamante en bruto, pero hay que trabajar un poco más para que la pulida sea la correcta. Lo ideal sería que operadores turísticos comiencen a promover el uso de esta zona de una manera responsable. Eso no significa traer grandes cantidades de visitantes, pero un programa de esta naturaleza trae mayores beneficios y mejor rentabilidad”. El biólogo ecuatoriano permaneció 15 días en OMORA como parte de un convenio de cooperación entre Galápagos y la Universidad de Magallanes y el Instituto de Biodiversidad. “Creemos que Galápagos está ingresando a lo que llamamos de Segunda Generación en el sentido de que comienzan a difundirse sus experiencias a otras partes del mundo. No tiene sentido investigar si no vamos a compartir lo aprendido”, indicó.

El Dr. Cruz, biólogo y conservacionista de islas Galápagos estima que OMORA es un ´´diamante en bruto´´ que hay que saber pulir.

Con respecto al concepto aplicado sobre Ecología con Lupa, expresó que este implemento representa el cómo miramos y observamos después de establecer una relación con los musgos, insectos, aves y el bosque de la Reserva. “Existe la lupa conceptual que es la estética, es decir, cuando llegamos a un lugar, vemos un paisaje y luego sabemos quiénes son los habitantes del bosque. Por ejemplo, sabemos la importancia de los musgos porque ellos son filtros y un componente importante en mantener la limpieza del agua. La Lupa instrumental va más allá de la ética de cada ser vivo. Nos acerca hacia un paisaje donde no solo tomamos fotografías sino un lugar donde cohabitan musgos y otros seres vivos como los insectos que son animales y otras plantas”.

Turistas en pequeños grupos y guiados por expertos, pueden ingresar al parque etnobotánico OMORA.

Los senderos de este jardín botánico cuentan con sus respectivas descripciones biológicas y culturales traducidas en los idiomas castellano, inglés, latín-científico y yagán, lengua propia de la etnia del mismo nombre que habitó la isla y sus alrededores.

Todo este panorama que verán los visitantes forma parte de la cuenca del río Róbalo que provee de agua potable a Puerto Williams cuya calidad, comprobada por estudios científicos internacionales, no tiene parangón en el mundo. Su limpieza es tal que no tiene un ápice de contaminación. Es el río con agua bebestible más pura del planeta.