La llegada de Hernando de Magallanes en 1520 significó la primera circunnavegación a la Tierra y la comprobación de que esta era redonda. El navegante portugués hizo la travesía con cinco naves, pero después de tres años, sólo arribó una a su lugar de partida y él murió antes de terminar la travesía, a manos de nativos filipinos .

Por Gilberto Wilton, periodista de APTUR Chile

PUNTA ARENAS, Región de Magallanes y Antártica Chilena.- Faltan poco más de tres años para que se cumplan los 500 del descubrimiento del Estrecho de Magallanes, y ya en esta ciudad han comenzado los preparativos para su celebración. A estos festejos se agregará el Gobierno de Portugal que adherirá a una completa agenda de actividades que fueron analizadas durante la reciente visita de la Presidenta Michelle Bachelet a ese país con el mandatario local, Marcelo Rebeló de Sousa. La mandataria chilena, incluso, adelantó en esa ocasión que se estudiará la posibilidad de declarar Monumento Histórico a ciertos lugares del Estrecho de Magallanes, mientras el Consejo Nacional de la Cultura y las Artes trabajará en un programa de muestras de arte contemporáneo de Portugal y Chile que se exhibirán en Santiago, Lisboa y Punta Arenas.

Fue en la madrugada del 21 de octubre de 1520 cuando el navegante portugués Hernando de Magallanes, a bordo de la Nao Victoria y otras cuatro embarcaciones, ingresó por la boca oriental del estrecho que une el océano Atlántico con el Pacífico. Ello significó no sólo un descubrimiento histórico para la navegación, sino que también la comprobación de que la Tierra era redonda y el encuentro del mundo austral con la cultura occidental.

El paso de Magallanes por el estrecho marcó uno de los pilares fundacionales de Chile y de la Región que lleva el nombre de su descubridor. Lo que entonces se constituyó en una ruta obligada para intrépidos y osados navegantes, hoy es la oportunidad que permite establecer una relación armónica, sustentable y respetuosa con el entorno de una geografía privilegiada, tal como lo hicieron hace miles de años los canoeros kawéskar.

Para el intendente regional, Jorge Flies, el quinto centenario encontrará a la región, obviamente, mucho más avanzada gracias a los programas de desarrollo que se han iniciado con una fuerte inversión. “Representamos el 18 por ciento de todo el territorio nacional y desde aquí hemos podido consolidar, entre otros, el turismo antártico que el año pasado generó ingresos por 60 millones de dólares. También contamos con seis de los 24 parques nacionales que hay en el país. Tenemos un compromiso con el Ministerio de Economía, Fomento y Turismo por 11 mil 500 millones de pesos en dos años para promoción y consolidación de nuevos destinos entre los que se incluyen un moderno centro de investigación sub antártico en Puerto Williams, la ampliación del aeropuerto de Puerto Natales con una inversión de 20 mil millones de peso. También se incluirá al aeropuerto Carlos Ibáñez del Campo de Punta Arenas, el de Porvenir y la expansión a 2.400 metros la pista de Puerto Williams. Igualmente, con recursos regionales se mejorará el campo de aterrizaje de la base antártica Teniente Marsh”, indicó.

La autoridad regional enumeró otros adelantos que se están realizando y que se proyectan hasta el 2018 como el nuevo puerto que tendrá 900 metros de extensión y que permitirá atracar a todo tipo de barcos. La Carretera Austral se abordará desde Punta Arenas hacia el norte hasta Caleta Tortel, en Aysén, mientras se ejecuta el tendido de la fibra óptica desde Puerto Montt hasta Puerto Williams. Son 3.600 kilómetros de cables que permitirán conectar al continente con el extremo austral de Chile e implementar nuevas tecnologías, como Internet, wi fi y otros adelantos de los cuales muchos pueblos carecen.

La directora regional de Sernatur, Lorena Araya, agregó que Magallanes tiene “un enorme potencial con el turismo de parques nacionales. Por eso estamos invirtiendo para que muchos más turistas, chilenos y extranjeros, puedan disfrutar del patrimonio natural y también generar conciencia sobre su conservación”. Dijo que a través del Plan Nacional de Desarrollo Turístico Sustentable, se está realizando una inversión de 10 mil millones de pesos para la puesta en valor de los parques nacionales. “En Magallanes estamos concentrados en los Parques Bernardo O`Higgins y Yendegaia y en lo que significa la conexión de toda la isla de Tierra del Fuego con la isla Navarino. Nosotros promovemos un turismo de intereses especiales, un turismo `Con Ciencia`, donde el que llega tiene claridad del lugar que visita, tanto por la biodiversidad, características culturales y todo lo que significa estar en un verdadero laboratorio natural”.

La Región de Magallanes dispone de los bosques más australes del mundo, gran parte de ellos no fragmentados que se extienden desde Puerto Edén hasta el Cabo de Hornos, con corredores biológicos que constituyen una rica diversidad de aves, plantas y pequeños organismos vivos que desde las primeras excursiones despertaron el interés de los científicos que siguen buscando desentrañar las claves de los ecosistemas antárticos y sub antárticos.

En su territorio se encuentra Tierra del Fuego, la isla más grande de Sudamérica y que debe su nombre a Hernando de Magallanes. El navegante portugués al ver desde su barco las fogatas de los selkman la bautizó con ese nombre, el que ha perdurado hasta hoy. También sobresale el Parque Nacional Bernardo O’Higgins, de 4.700.000 de kilómetros cuadrados, la reserva protegida más grande del país, considerando el territorio marítimo. Está sometido a un programa de adecuación al turismo que, en su primera etapa y con una inversión de 54 millones de pesos, considera el diseño de las oficinas de la administración, un centro de visitantes de 300 metros cuadrados, un sendero eco turístico de 20 kilómetros que unirá los sectores del estero Reindeer con Bahía Elizabeth, y miradores con vista al glacial Pio XI, una mole blanca de 76 metros de altura. Contempla también dos campamentos, tres embarcaderos y una señalética informativa y educativa que destacará los distintos aspectos bióticos, geográficos y patrimoniales del Parque. Las obras culminarán en enero próximo.

Otras inversiones importantes en turismo son: Parque Nacional Torres del Paine, 400 millones de pesos en señalética y educacional ambiental; Parque Nacional Yendegaia que iniciará proceso de señalética. Identificación de senderos, miradores, etc.