PUERTO MONTT.- Un circuito para disfrutar del arte de la pesca artesanal en seis caletas de la Provincia de Llanquihue, combinada con atractivos naturales y emprendimientos gastronómicos y de artesanía elaborados por las familias de los pescadores, conforman un interesante atractivo turístico que la Región de Los Lagos ofrece al turista para conocer el patrimonio cultural y natural de esta zona de la Patagonia chilena.

La iniciativa fue creada por Fundación Chinquihue, organización con más de 20 años dedicada a entregar asesoría técnica a la pesca artesanal del sur del país, con el financiamiento del Gobierno Regional de Los Lagos, a través de su Fondo de Innovación para la Competitividad, FIC.

El proyecto, llamado “Generación de una ruta turística de interpretación cultural de las caletas de pescadores artesanales de la Provincia de Llanquihue, Región de Los Lagos”, tuvo una duración de 15 meses y el resultado es tentador. Viajar por un borde costero con caminos adornados por una naturaleza exuberante, que unen seis puntos donde uno se interna en el mundo del pescador artesanal y su caleta, para desde allí, conocer su arte, comer sabroso y navegar observando la avi-fauna local.

CÓMODAS Y AMIGABLES

Cada caleta contó con inversión de esta iniciativa para remodelar o construir según la necesidad, oficinas de información para el turista. Son espacios cómodos y amigables con el medio ambiente. En cada uno de ellos se incorporó además un panel interpretativo donde es posible leer la historia del lugar asociado con la pesca artesanal.

Las mujeres en cada punto, se capacitaron para elaborar artesanías con identidad de la zona donde está su caleta y en el uso de los insumos extraídos del mar, para darle uso gastronómico que se ofrece a los visitantes.

CALETAS CON HISTORIA

Los pescadores son los encargados de relatar la historia de su caleta.

Según explica Carolina Andrade, directora del proyecto La Ruta de Las Caletas, “Este circuito turístico de interpretación cultural, es una forma de hacer un reconocimiento a los pescadores y a las comunidades donde se asienta la cultura de la pesca artesanal. Su recorrido es una invitación para ser testigo de las distintas etapas de la vida y del desarrollo de las actividades pesquero artesanales del sur de Chile. Los invitamos a disfrutarla”, concluye.

Es posible conocer más detalles sobre este circuito patrimonial de la Ruta de Las Caletas, en el sitio web www.rutadelascaletas.cl

LA RUTA DE SUR A NORTE

CALETA LA ARENA

Ubicada a 46 kilómetros del centro de Puerto Montt, el lugar cuenta con la organización del Sindicato de Pescadores Artesanales San Pedro, quienes reciben al turista con una navegación en una cómoda lancha con capacidad para 21 personas, en la cual uno se transporta hacia Isla Caicura. En el viaje, que dura una hora y media, es posible observar la avi – fauna; las loberías, pingüinos magallánicos, cormoranes, toninas, ballenas y gaviotas. Mientras esto sucede, los mismos pescadores relatan la historia de la caleta, haciendo del recorrido un momento de aprendizaje grato y memorable.

La oficina de informaciones de la caleta, cuenta con paneles solares que permiten tener energía de una manera sustentable. Existen también locales que ofrecen gastronomía típica incluyendo en ello el uso de pescados y mariscos.

CALETA PICHI PELLUCO

Esta caleta se encuentra a menos de un kilómetro de la plaza de armas de Puerto Montt. Al llegar, la vista se deleita con el armónico contraste visual entre el mar de fondo y los pescadores vendiendo sus productos. Todos ellos han sido capacitados para contar la historia que dio origen a este lugar, y que data desde 1919, cuando se abrió un frigorífico que luego de su cierre en 1931, dio paso a una barraca – aserradero, para posteriormente convertirse en el muelle que aloja la caleta.

La oficina de información turística cuenta la oferta gastronómica y de artesanías de las 12 mujeres de los pescadores que asociadas, ofrecen estos productos para llevar con uno, parte de la identidad local.

CALETA PUNTILLA DE TENGLO

Para llegar a Puntilla Tenglo, se cruza a la Isla que lleva el mismo nombre, con lanchas posibles de abordar junto al muelle fiscal de Puerto Montt, que está junto al Terminal de Buses. El Sindicato de Pescadores y Fleteros de Tenglo participó activamente del proyecto de las Rutas y sus integrantes son los que cuentan la historia local.

En esta Isla, la comunidad se dedica en su mayoría a la pesca. Se aprecia en todo esta identidad. Las embarcaciones, los niños corriendo alrededor que juegan en el mar y algunas pequeñas cocinerías que ofrecen comida hecha fundamentalmente con productos marinos.

Con el proyecto se mejoró la sala de embarque, incluyendo baños para atender a los turistas, que pueden conocer el monolito que marca el punto donde hay un cementerio indígena descubierto cuando se construyó el alcantarillado para la Isla hace una década atrás.

Las osamentas humanas, flechas y otros accesorios que testimonian una antigüedad superior a los seis mil años que se encontraron, forman parte del Museo de Ancud en Chiloé. Es un anhelo de los fleteros y pescadores, que las piezas restantes que están enterradas en este sitio, sean rescatadas y den origen a un museo histórico que potencie a la Isla para atraer más visitantes durante todo el año.

CALETA LA VEGA DE CALBUCO

Viajando 56 kilómetros desde Puerto Montt por la Ruta 5 y a continuación por la Ruta V85, se llega al Terminal Pesquero de Calbuco, donde la Cooperativa de Pescadores y Buzos de la comuna recibe al viajero con la venta de sus productos frescos durante todo el año.

Este sindicato visualizó el valor agregado de contar con un espacio para que los turistas pudiesen comer mirando el hermoso entorno que abriga la Caleta. Por eso construyeron un restaurant en el mismo Terminal, donde el proyecto de las Rutas aportó para hacer este sueño realidad. Mientras se espera la entrega de la patente municipal para abrir las puertas de esta propuesta gastronómica, se pueden comprar los productos recién extraídos del mar y detenerse a contemplar el maravilloso paisaje bañado por aguas azules que han hecho famoso este destino emergente.

CALETA MAULLÍN

Dársena es una parte resguardada en el puerto, para que las embarcaciones puedan fondear, cargar y descargar.

Este es el nombre de la Caleta de Maullín, comuna distante 70 kilómetros de Puerto Montt, cuya segunda actividad productiva es la pesca.

El proyecto de las Rutas, aportó con un stand móvil para que las mujeres de este punto, tengan presencia en ferias locales y presenten la gastronomía y artesanía que elaboran y promocionar también, dos productos turísticos disponibles para los viajeros: la Ruta de las Caletas de la cual forman parte, y un circuito de navegación por el Río Maullín, nacido del proyecto FIC “Vive la Pesca” que ejecutó antes Fundación Chinquihue y donde participó la Caleta Maullín.

CALETA CARELMAPU

Carelmapu es un pueblo que forma parte de Maullín. Su caleta es la última del recorrido de la Ruta. Ubicada a 85 kilómetros de Puerto Montt, cuenta con una sala de interpretación cultural que relata la identidad histórica local relacionada con la pesca y el buceo.

El acceso a este espacio de información es gratuito. En el salón adyacente, es posible disfrutar en un restaurant pequeño y acogedor, de alternativas de comida típica donde el mar marca la pauta.

Para quienes desean comer curanto al hoyo y alojar junto a la naturaleza, existen complejos turísticos, hospedajes y cabañas para disfrutar en familia y al día siguiente continuar el viaje hacia un nuevo destino.