Desde el suroeste peruano, y la frontera con Chile, una ciudad dueña de una escenografía natural increíble. Sierras, desiertos, valles fértiles, viñedos, volcanes, cordilleras, lagunas, playas, aguas termales, todo el atractivo para compartir en familia, entre amigos, junto a la pareja o en solitario.

Los tres principales balnearios son: “Tres Cruces”, “Los Palos” y “Boca del Río”. Algunas de sus playas como para tener en cuenta, son: “Peña Colorada”, “Los Hornos”, “Brava”, etc…

Un destino ideal también para los amantes de la arqueología, casco histórico, deportes acuáticos. Se destacan de manera especial la Catedral, Fuente Ornamental, Paseo Cívico, Teatro Municipal, Casa de Zela, etc.

Esta amigable y tranquila propuesta turística cuenta, además, con una gastronomía con identidad propia, para conocer y saborear. Una invitación para degustar el arte de una cocina absolutamente original en color, sabor y texturas. Como por ejemplo: “Picante a la Tacqueña”, “Pastel de Choclo”, “Arroz con Mariscos”, y como no puede faltar, el clásico “Ceviche”… Para el postre, macerados de ciruelas, damascos, mazamorra, sopaipilla, y para el brindis, pisco, vinos y licor de durazno…

A la hora de definir el alojamiento, los hoteles en Tacna se caracterizan por exhibir una infraestructura confortable, servicios integrales y la calidez de la atención personalizada.

Pueden incluir acciones promocionales y financiación para explorar y por supuesto, aprovechar.

¡Una sugerencia para agendar!

NC

—CONTENIDO PATROCINADO—