Las fabulosas Termas de Jahuel, a 100 km de Santiago, cuentan con una naturaleza privilegiada. Sus aguas termales y aire puro son reconocidos internacionalmente. Cuenta con su flora y su fauna únicas en la que encontramos quillayes, maitenes, algarrobos, aloe y palmeras y dentro de la fauna alpacas, conejos, zorros pero el mayor atractivo de Jahuel son sus aves con sus casi 50 especies.

Su antiguo Hotel data del 1912 pero en el 2005 reabre sus puertas después de haber sido completamente remodelado con modernas instalaciones, mezclando arquitectura clásica que atiende todas las comodidades actuales para los huéspedes.

Toda el agua que se consume en el hotel es de origen termal. Sus aguas cristalinas sulfatadas y a una temperatura cálida son totalmente naturales y de origen subterráneos. Esta agua es recomendada para aliviar enfermedades crónicas reumáticas y renales, además de aliviar síntomas de cansancio, agotamiento y depresión.

Como curiosidad de las Termas de Jahuel en el año 1834 Charles Darwin fue testigo de las bondades relajantes de Jahuel y lo relató en el tomo 3 de su libro «Mi viaje alrededor del mundo» y dice así: “Agosto 1934. Atravieso San Felipe, linda población pesquera y parecida a Quillota. Por la tarde llegamos a Jahuel, permanezco ahí por cinco días. ¡Qué placer experimenté durante mi estancia en Jahuel, escalando esas inmensas montañas… ¡Hace un tiempo hermosísimo y la atmósfera es de pureza extraordinaria!».

Termas de Jahuel con su historia y literatura…

— CONTENIDO PATROCINADO —