Con un acto académico que se llevó a cabo en el Salón de Honor de la Universidad de Chile,  la prestigiosa Revista Cuerpo Diplomático conmemoró recientemente sus 33 años de vida.

 En la oportunidad, la prestigiosa publicación, que dirige el destacado periodista Justo Camacho Larriva, distinguió al director del Teatro Municipal de Santiago, Frederic Chambert, y al nuncio apostólico, monseñor Ivo Scapolo, por sus aportes al mundo de la cultura y trayectoria en el mundo diplomático, respectivamente.

El desarrollo del acto consideró dos intervenciones musicales en las que participaron las connotadas pianistas Silvia Sandoval Salas y Patricia Castro Ahumada, académicas del Departamento de Música de la Facultad de Artes de la Universidad de  Chile, quienes ofrecieron un selecto repertorio en piano a cuatro manos.

 Seguidamente, Justo Camacho, director ejecutivo de Revista Cuerpo Diplomático se dirigió a la audiencia con una alocución centrada en el cumplimiento de los 33 años de abnegada  labor en pro de la difusión de la actividades de la diplomacia, del ámbito de los negocios y del turismo, la que fue complementada con la proyección de un video, en que dio cuenta de la trayectoria de la publicación y su proyección  futura.

Luego, el connotado académico y analista político, Guillermo Holzmann Pérez, presentó “El mundo que viene”, una charla en que entregó una clara y concisa visión del futuro de la sociedad actual.

DISTINCIONES

 La ocasión se hizo propicia para que Revista Cuerpo Diplomático distinguiera en la categoría INSTITUCIÓN  al Teatro Municipal de Santiago, en reconocimiento a su invaluable quehacer artístico y permanente apoyo y difusión de la cultura universal, valorando el bel canto y la danza como expresiones preferentes. Recibió la reconocimiento el director de la entidad, Frederic Chambert, de manos de Justo Camacho.

Del mismo modo en la categoría PERSONALIDAD, la publicación distinguió al nuncio apostólico, monseñor Ivo Scapolo, quien recibió de manos de Justo Camacho, un reconocimiento a su relevante papel y trayectoria en las relaciones entre los jefes de misiones acreditadas en el país.

 El acto finalizó con un esquinazo ofrecido por el Conjunto Folclórico “Ventisquero” de la Presidencia de la República, dirigido por Miguel Quilaqueo, mientras los asistentes compartían un Vino de Honor en el patio Andrés Bello de la Casa Central de la Universidad de Chile.